Es un viaje que te transforma, saca lo mejor que llevas dentro, te ayuda a conectar contigo mismo y te regala unos compañeros de viaje estupendos.

Paisajes, calles, gastronomía, colores, olores, sonrisas, yoga… un conjunto de vivencias recomendable a todos aquellos que quieran vivir con intensidad un país como la India. Tan auténtico y característico que te hace vibrar. Cuando reviso los recuerdos, no puedo evitar una sonrisa y cómo no, un agradecimiento a quien ha sido el motor de algo tan maravilloso. Gracias Emma.

Silvia